Trazos visibles

Los ilustradores Juan Castaño y Fefeto han retratado la homosexualidad en sus dibujos desmontando tópicos, rompiendo estereotipos y desmitificando a los personajes y roles clásicos. Cada uno desde un estilo muy diferente, están logrando cada vez un mayor protagonismo en la ciudad de Alicante. Fefeto ha sido autor del cartel del Primer Concurso-Pasarela Drag Queen en los pasados carnavales alicantinos, mientras que Castaño acaba de inaugurar su segunda exposición en el Söda Bar, titulada Inked.

Colores pastel, balancines, juguetes, ositos de peluche… pero también fustas, arneses de cuero, cadenas, látigos y toda clase de imaginería sadomasoquista. Sonrientes figuras de grandes ojos brillantes, al más puro estilo del dibujo manga, se disputan el espacio con malvados osos de peluche que quieren dominarlos y someterlos a toda costa.

Balancín

En los dibujos de Juan Castaño Adame se combina la inocencia del arte kawai (en japonés, “mono”, “bonito”) con contenidos puramente fetichistas. Su intención, sin embargo, no es la de provocar a nadie: tan sólo busca “dibujar cosas bonitas”.

Por las diferentes entradas de su blog pasean personajes que el cine o la literatura han convertido en clichés de hombres sexys: cowboys, marineros, surfistas, boxeadores, policías, gángsters, y hasta strippers. Reinterpretados en clave de dibujo manga, parecen perder algo de ese halo de mito erótico de sus representaciones habituales.

sexy gansgters 3

“Estoy muy influenciado por la ilustración asiática”, reconoce, “pero no por toda. Por ejemplo, no soy un fan del manga como literatura, como cómic, como historia… Me gustan determinados ilustradores, pero sobre todo porque del manga han derivado muchos otros estilos”.

En algunos de sus últimos diseños, Castaño está combinando la ilustración kawai de inspiración japonesa, con elementos típicos de los tatuajes old school: anclas, golondrinas, corazones, rosas, calaveras de azúcar mexicanas, la bola de billar negra o el número trece… imágenes asociadas a la simbología de los moteros estadounidenses de los años sesenta, tipo Ángeles del Infierno.

Otra vez se asocian dos mundos aparentemente contrapuestos, ternura y dureza, y el resultado vuelve a sorprender, como una paradoja.

time to be inked

Hay un personaje que, con toda probabilidad, repetirá en próximos diseños: Teddy, el osito de peluche que se ha convertido en una de las señas de identidad de sus obras. Lejos de inspirar ternura, se trata de un osito malvado, armado con cadenas o látigos, que provoca la sumisión del hombre y lo domina. Todo lo contrario a la clásica imagen dulce de estos peluches que aparece en los cuentos infantiles.

Leer más

Advertisements