Memoria Histórica III: Entrevista a Fernando Olmeda

El pasado 19 de junio, la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) otorgó sus premios Plumas y Látigos correspondientes a 2013. Estos galardones se dedican tanto a reconocer la labor de asociaciones y personajes públicos en defensa de los derechos y la visibilidad de la comunidad LGTB, como a “castigar” con sus antipremios (los látigos) a todos aquellos que ponen trabas en el camino de la normalización de la diversidad afectiva y sexual.

fernando-olmedaLa denominación de estos premios proviene de El látigo y la pluma, un ensayo publicado en 2004

booksy escrito por el periodista madrileño Fernando Olmeda,  conocido por su trabajo como editor y  presentador de los informativos de  Telecinco durante varias temporadas.

En El látigo y la pluma, Olmeda se dedicó a investigar las condiciones de vida de homosexuales y transexuales durante el franquismo, a recopilar casos de personas que hubieran padecido la represión durante la dictadura, y a reconstruir con todos ellos la memoria de una época de intolerancia. El periodista ha respondido a las preguntas de Queer para establecer una cronología de aquellos años.

Entre las humillaciones y la clandestinidad

Advertisements

A contracorriente II: Orgullo Romaní

El pasado 19 de junio, la asociación Ververipen, de gitanxs por la diversidad, recibía una mención de honor dentro de los premios Pluma 2013, que otorga la Federación Estatal de Lesbianas, Gays Transexuales y Bisexuales (FELGTB) a colectivos, asociaciones y personalidades públicas que trabajan en defensa de los derechos de las personas LGTB.

Sólo unos días antes, el sábado 15, Kurro Cabello, un representante de Ververipen, participaba en un coloquio sobre la diversidad sexual en el pueblo gitano. Fue en el marco del festival de cultura LGTBI de Elche, el Diversa, que en 2013 ha alcanzado su sexta edición.IMG_9788 Cabello estuvo acompañado del secretario general de la asociación Diversitat LGTBI de Alicante, Juan David Santiago, que se define como “gitano gay”, y del también activista y presentador del programa de Radio Jove Elx La acera de enfrente , Víctor Sánchez.

La charla se inicia con una pregunta dirigida al público presente en la Sala Lanart del Centro Cultural L’Escorxador: ¿sabemos lo que es ser gitano?

Efectivamente, el pueblo gitano, también llamado romaní o rom a nivel europeo, está rodeado de un gran desconocimiento y de un gran número de prejuicios por parte de la sociedad ‘paya’ o no gitana.

Si escribimos la palabra “gitano” en el buscador de Internet Google,  aparecen varios vídeos de jóvenes cantando en la calle, enlaces a programas de televisión como Callejeros o Palabra de gitano, y un enlace a la página Frikipedia, que aglutina un conjunto de tópicos sobre esta etnia y burlas hacia la lengua caló, en lo que pretende ser una página “humorística”.

Por otra parte, en esta misma búsqueda también se encuentran referencias en la enciclopedia online Wikipedia, y enlaces a páginas de varias asociaciones como Secretariado Gitano o Unión Romaní.

Entre esta abundancia de informaciones sobre el pueblo gitano…¿cuál es la verdadera identidad de un gitano?

“El ser gitano te lo da el haber nacido en una familia gitana”, explica Juan David Santiago. “Si uno renuncia a su familia, entonces deja de ser gitano a los ojos de la comunidad. A partir de ahí, se construye una identidad cultural asociada a ser gitano que, a veces, se forma incluso antes que la identidad sexual”.VERVE

En este contexto de diferentes identidades entra en juego el concepto de la’ interseccionalidad‘ que explica Santiago: dos o más categorías que sufren algún tipo de estigmatización social, se superponen en una misma persona, condenándole a una múltiple discriminación. Como ejemplos, se puede hablar de las condiciones de género (mujer, varón o intersexual), clase social, discapacidad o nacionalidad…pero también de la etnia y la orientación sexual.

Entonces, ¿ser gitano o gitana y homosexualidad significa estar doblemente discriminado? “A la marginación que padece el pueblo gitano, hay que unirle la homofobia, que se da tanto en payos como en gitanos. Un gitano homosexual que quiera hacer pública su orientación tiene que salir de un armario laberíntico, con millones de recovecos, escaleras y trabas antes de llegar al exterior”, ilustra Santiago.

Sin embargo, asegura que en la discriminación hacia una persona de etnia gitana “influye mucho más el hecho de que viva o no en un ghetto, que su orientación sexual”.

Juan David, “el de los papeles”

A contracorriente I: Con la Iglesia hemos topado

Muchos homosexuales coinciden en señalar que la aceptación de su orientación sexual no fue fácil, que la declaración pública de su opción fue más difícil aún, y que la inclusión plena en una sociedad sin prejuicios ni discriminación todavía está por llegar.

Pero en determinadas comunidades, sea por motivos religiosos, étnicos o ideológicos, el camino a recorrer para disfrutar de una homosexualidad plena se vuelve aún más tortuoso.

En estos contextos difíciles, las personas LGTB cuentan con la orientación y el asesoramiento de asociaciones, fundaciones, foros y portales web. Los responsables de estos grupos de apoyo y ayuda hablan de las luchas más frecuentes a las que, todavía hoy, tienen que enfrentarse.

Lee el primer reportaje de la serie “A contracorriente”:

Con la Iglesia hemos topado

Queer entrevista a Cain Q : Quatro Questiones

Cain Q empezó a hacer fotografías de su realidad, de su intimidad, de su vida real, y a compartirlas en una especie de diario en Internet. De ahí pasó a ser reconocido en las redes sociales, a tener seguidores que le decían que ellos también querían aparecer en sus imágenes. Pronto llegó una exposición en el Espacio Crea, una sala de muestras municipal en su Elche natal, a la que han seguido otros escaparates en Madrid. No han faltado tampoco las entrevistas y la publicación de varias de sus imágenes en revistas extranjeras.

IMG_9754 - copia

Cain Q en un momento de la entrevista en Elche

Y también ha llegado su participación en la organización del festival ilicitano de cultura LGTBI Diversa, que en 2013 ha superado su sexta edición. Entre charlas, coloquios, proyecciones de películas, obras de teatro y hasta gymkhanas, Cain Q explicó las motivaciones de sus fotografías. Aquí van cuatro claves para conocerle mejor.

Q#1

Memoria histórica II: Entrevista a Javi Larrauri

A los homosexuales, rufianes y proxenetas, a los mendigos profesionales y a los que vivan de la mendicidad ajena, exploten menores de edad, enfermos o lisiados, se les aplicarán para que las cumplan todas sucesivamente, las medidas siguientes:

a) Internado en un establecimiento de trabajo o colonia agrícola. Los homosexuales sometidos a esta medida de seguridad deberán ser internados en instituciones especiales y, en todo caso, con absoluta separación de los demás.

b) Prohibición de residir en determinado lugar o territorio y obligación de declarar su domicilio.

c) Sumisión a la vigilancia de los delegados.»

 

Ley de Vagos y Maleantes de 1954

“Una democracia no puede construirse sobre las bases del silencio y del olvido” 

Javi Larrauri, artista

La obra Testigos de un tiempo maldito recoge los testimonios de personas que sufrieron la persecución del régimen franquista por ser homosexuales, bisexuales, transexuales o travestis. Son historias de cárceles, campos de concentración, vejaciones, humillaciones, escarnio, destierro, redadas y detenciones. Sus relatos y sus rostros han sido plasmados sobre lienzos, y narrados en un documental de la mano del artista Javi Larrauri, que habla sin tapujos de una reivindicación histórica: la reparación a los represaliados por el franquismo por su orientación o identidad sexual.

represaliados

Lee la entrevista

 

Memoria histórica: Cuando fuimos ilegales

Federico Armenteros es el presidente de la Fundación 26 de diciembre, una asociación dedicada a las personas mayores que son homosexuales, bisexuales o transexuales. O, como él los llama irónicamente, “las abuelitas que contamos cuentos”. Sus ‘cuentos’, lejos de tener un argumento idílico, repasan la historia reciente de España y hablan de la represión que el franquismo ejerció sobre ellos. Hoy están unidos para lograr que se les reconozca como unos represaliados más por la dictadura de la intolerancia.

La represión contra los homosexuales nació en el mismo momento en que les empezó a llamar como tales. Fue en 1869, cuando por primera vez se puso la etiqueta de homosexual. La palabra apareció en un opúsculo de Karl Kertbeny, un escritor que se oponía a que los homosexuales se introdujeran en el código penal alemán con castigos contra las llamadas “prácticas sodomitas”.

No lo logró, sin embargo. En 1871, la sodomía se definió como “un acto sexual antinatural cometido entre personas de sexo masculino”, y pasó a estar perseguida y castigada en Alemania. Después, sin embargo, hubo allí un cierto momento de liberación sexual y de tolerancia en los cabarets… hasta que llegó la época de Hitler.

1024px-Amsterdam-Homomonument-05

Monumento en Ámsterdam que conmemora a los homosexuales fallecidos durante el Holocausto
y representa el triángulo rosa invertido que utilizaron los nazis para señalarles (foto CC de La Sequencia)

Entre 1933 y 1945, se ha contabilizado que se arrestó a más de cien mil hombres (porque el nazismo desdeñaba la homosexualidad femenina), acusados de ser homosexuales. De esos cien mil detenidos, aproximadamente quince mil fueron a campos de concentración. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, sólo sobrevivieron cuatro mil de ellos. El resto son una parte de las víctimas del Holocausto de las que casi nadie habla.

Sigue leyendo