A contracorriente II: Orgullo Romaní

El pasado 19 de junio, la asociación Ververipen, de gitanxs por la diversidad, recibía una mención de honor dentro de los premios Pluma 2013, que otorga la Federación Estatal de Lesbianas, Gays Transexuales y Bisexuales (FELGTB) a colectivos, asociaciones y personalidades públicas que trabajan en defensa de los derechos de las personas LGTB.

Sólo unos días antes, el sábado 15, Kurro Cabello, un representante de Ververipen, participaba en un coloquio sobre la diversidad sexual en el pueblo gitano. Fue en el marco del festival de cultura LGTBI de Elche, el Diversa, que en 2013 ha alcanzado su sexta edición.IMG_9788 Cabello estuvo acompañado del secretario general de la asociación Diversitat LGTBI de Alicante, Juan David Santiago, que se define como “gitano gay”, y del también activista y presentador del programa de Radio Jove Elx La acera de enfrente , Víctor Sánchez.

La charla se inicia con una pregunta dirigida al público presente en la Sala Lanart del Centro Cultural L’Escorxador: ¿sabemos lo que es ser gitano?

Efectivamente, el pueblo gitano, también llamado romaní o rom a nivel europeo, está rodeado de un gran desconocimiento y de un gran número de prejuicios por parte de la sociedad ‘paya’ o no gitana.

Si escribimos la palabra “gitano” en el buscador de Internet Google,  aparecen varios vídeos de jóvenes cantando en la calle, enlaces a programas de televisión como Callejeros o Palabra de gitano, y un enlace a la página Frikipedia, que aglutina un conjunto de tópicos sobre esta etnia y burlas hacia la lengua caló, en lo que pretende ser una página “humorística”.

Por otra parte, en esta misma búsqueda también se encuentran referencias en la enciclopedia online Wikipedia, y enlaces a páginas de varias asociaciones como Secretariado Gitano o Unión Romaní.

Entre esta abundancia de informaciones sobre el pueblo gitano…¿cuál es la verdadera identidad de un gitano?

“El ser gitano te lo da el haber nacido en una familia gitana”, explica Juan David Santiago. “Si uno renuncia a su familia, entonces deja de ser gitano a los ojos de la comunidad. A partir de ahí, se construye una identidad cultural asociada a ser gitano que, a veces, se forma incluso antes que la identidad sexual”.VERVE

En este contexto de diferentes identidades entra en juego el concepto de la’ interseccionalidad‘ que explica Santiago: dos o más categorías que sufren algún tipo de estigmatización social, se superponen en una misma persona, condenándole a una múltiple discriminación. Como ejemplos, se puede hablar de las condiciones de género (mujer, varón o intersexual), clase social, discapacidad o nacionalidad…pero también de la etnia y la orientación sexual.

Entonces, ¿ser gitano o gitana y homosexualidad significa estar doblemente discriminado? “A la marginación que padece el pueblo gitano, hay que unirle la homofobia, que se da tanto en payos como en gitanos. Un gitano homosexual que quiera hacer pública su orientación tiene que salir de un armario laberíntico, con millones de recovecos, escaleras y trabas antes de llegar al exterior”, ilustra Santiago.

Sin embargo, asegura que en la discriminación hacia una persona de etnia gitana “influye mucho más el hecho de que viva o no en un ghetto, que su orientación sexual”.

Juan David, “el de los papeles”

Bendito sea el loco

Entrevista con el fotógrafo Txus Leal Tejada

Txus Leal Tejada es fotógrafo, pero sus imágenes se asemejan al lienzo de un pintor. Es realizador de vídeo, pero graba cortometrajes y piezas de videoarte. Txus es un creativo, un artista inspirado por destellos de locura que modela gracias al trabajo. Su cortometraje “El sueño de los invidentes” se proyectó en el festival LGTB Diversa de Elche en 2012. Ahora, su exposición “Benditas locuras/Diéresis cromáticas” acaba de inaugurarse en su pueblo, Alcázar de San Juan. Antes ha pasado por el campus de Elche de la Universidad Miguel Hernández, con esa fusión entre fotografía y pintura de los más variados estilos: tenebrismo, cubismo, surrealismo, o incluso la escuela de los pintores flamencos. Aunque todo en la obra de Txus, y también en su forma de expresarse, parte siempre desde un mismo concepto: la libertad.

Queer Magazine: “Benditas locuras” es una colección de fotografías, aunque casi podría decirse que son cuadros. ¿De dónde sale esta idea?

Txus Leal Tejada: Yo estaba trabajando de ocho a dos en una productora, y pasaba las tardes, que tenía libres, en una ciudad, Alicante, que para mí era entonces una desconocida. Había comenzado con la Formación Profesional de vídeo y audio…y en aquellas tarde decidí retomar mi pasión. Entonces empecé a hacer fotos con gente, a explorar, y a crear un sello personal, que fuese una mezcla entre fotografía y pintura. Siempre me ha gustado mucho la pintura, pero soy un poco patético para pintar, y ésa es mi gran frustración. Y empecé a mezclar las fotos con una textura diferente, para conseguir el efecto pictórico.

QM: ¿Y de dónde proviene ese título de “Benditas Locuras”?

IMG_7758

TLT: Las cosas benditas, en realidad, se hacen por la necesidad de sentirse humano. Y la locura es una condición del ser humano. Si un loco hace cosas buenas, entonces son benditas. El ser humano, siendo cuerdo o siendo loco, puede ser bendito, o puede ser odiado. 

QM: “La locura es la ilusión elevada a la segunda potencia”. Es una frase que acompaña a alguna de tus obras. ¿Qué consideras que es más importante para un creativo: la locura a la hora de  idear, o la ilusión de difundir lo que se ha creado?

TLT: Ambas partes deben estar. Hay un gran problema si una persona ve la vida con unos ojos de monotonía, sin ilusión… si no tiene esa locura mágica. También hay un problema si esa locura la vas plasmando, pero te desanimas porque no es fácil. Yo creo que hay que ser loco y constante. Aunque una obra no salga bien, no hay que desanimarse. No creo en la perfección, jamás. La locura es para mí no quedarse estancado, tener ganas de ir siempre a más. No en el sentido de ser conocido, tener un nombre, vender una foto por seis mil euros… sino de evolucionar. Y tu locura no es tan loca, es más bien una locura cuerda, dentro de unas reglas. Es lo que te hace avanzar.

Sigue leyendo