Queer entrevista a Cain Q : Quatro Questiones

Cain Q empezó a hacer fotografías de su realidad, de su intimidad, de su vida real, y a compartirlas en una especie de diario en Internet. De ahí pasó a ser reconocido en las redes sociales, a tener seguidores que le decían que ellos también querían aparecer en sus imágenes. Pronto llegó una exposición en el Espacio Crea, una sala de muestras municipal en su Elche natal, a la que han seguido otros escaparates en Madrid. No han faltado tampoco las entrevistas y la publicación de varias de sus imágenes en revistas extranjeras.

IMG_9754 - copia

Cain Q en un momento de la entrevista en Elche

Y también ha llegado su participación en la organización del festival ilicitano de cultura LGTBI Diversa, que en 2013 ha superado su sexta edición. Entre charlas, coloquios, proyecciones de películas, obras de teatro y hasta gymkhanas, Cain Q explicó las motivaciones de sus fotografías. Aquí van cuatro claves para conocerle mejor.

Q#1

Bendito sea el loco

Entrevista con el fotógrafo Txus Leal Tejada

Txus Leal Tejada es fotógrafo, pero sus imágenes se asemejan al lienzo de un pintor. Es realizador de vídeo, pero graba cortometrajes y piezas de videoarte. Txus es un creativo, un artista inspirado por destellos de locura que modela gracias al trabajo. Su cortometraje “El sueño de los invidentes” se proyectó en el festival LGTB Diversa de Elche en 2012. Ahora, su exposición “Benditas locuras/Diéresis cromáticas” acaba de inaugurarse en su pueblo, Alcázar de San Juan. Antes ha pasado por el campus de Elche de la Universidad Miguel Hernández, con esa fusión entre fotografía y pintura de los más variados estilos: tenebrismo, cubismo, surrealismo, o incluso la escuela de los pintores flamencos. Aunque todo en la obra de Txus, y también en su forma de expresarse, parte siempre desde un mismo concepto: la libertad.

Queer Magazine: “Benditas locuras” es una colección de fotografías, aunque casi podría decirse que son cuadros. ¿De dónde sale esta idea?

Txus Leal Tejada: Yo estaba trabajando de ocho a dos en una productora, y pasaba las tardes, que tenía libres, en una ciudad, Alicante, que para mí era entonces una desconocida. Había comenzado con la Formación Profesional de vídeo y audio…y en aquellas tarde decidí retomar mi pasión. Entonces empecé a hacer fotos con gente, a explorar, y a crear un sello personal, que fuese una mezcla entre fotografía y pintura. Siempre me ha gustado mucho la pintura, pero soy un poco patético para pintar, y ésa es mi gran frustración. Y empecé a mezclar las fotos con una textura diferente, para conseguir el efecto pictórico.

QM: ¿Y de dónde proviene ese título de “Benditas Locuras”?

IMG_7758

TLT: Las cosas benditas, en realidad, se hacen por la necesidad de sentirse humano. Y la locura es una condición del ser humano. Si un loco hace cosas buenas, entonces son benditas. El ser humano, siendo cuerdo o siendo loco, puede ser bendito, o puede ser odiado. 

QM: “La locura es la ilusión elevada a la segunda potencia”. Es una frase que acompaña a alguna de tus obras. ¿Qué consideras que es más importante para un creativo: la locura a la hora de  idear, o la ilusión de difundir lo que se ha creado?

TLT: Ambas partes deben estar. Hay un gran problema si una persona ve la vida con unos ojos de monotonía, sin ilusión… si no tiene esa locura mágica. También hay un problema si esa locura la vas plasmando, pero te desanimas porque no es fácil. Yo creo que hay que ser loco y constante. Aunque una obra no salga bien, no hay que desanimarse. No creo en la perfección, jamás. La locura es para mí no quedarse estancado, tener ganas de ir siempre a más. No en el sentido de ser conocido, tener un nombre, vender una foto por seis mil euros… sino de evolucionar. Y tu locura no es tan loca, es más bien una locura cuerda, dentro de unas reglas. Es lo que te hace avanzar.

Sigue leyendo

Trazos visibles

Los ilustradores Juan Castaño y Fefeto han retratado la homosexualidad en sus dibujos desmontando tópicos, rompiendo estereotipos y desmitificando a los personajes y roles clásicos. Cada uno desde un estilo muy diferente, están logrando cada vez un mayor protagonismo en la ciudad de Alicante. Fefeto ha sido autor del cartel del Primer Concurso-Pasarela Drag Queen en los pasados carnavales alicantinos, mientras que Castaño acaba de inaugurar su segunda exposición en el Söda Bar, titulada Inked.

Colores pastel, balancines, juguetes, ositos de peluche… pero también fustas, arneses de cuero, cadenas, látigos y toda clase de imaginería sadomasoquista. Sonrientes figuras de grandes ojos brillantes, al más puro estilo del dibujo manga, se disputan el espacio con malvados osos de peluche que quieren dominarlos y someterlos a toda costa.

Balancín

En los dibujos de Juan Castaño Adame se combina la inocencia del arte kawai (en japonés, “mono”, “bonito”) con contenidos puramente fetichistas. Su intención, sin embargo, no es la de provocar a nadie: tan sólo busca “dibujar cosas bonitas”.

Por las diferentes entradas de su blog pasean personajes que el cine o la literatura han convertido en clichés de hombres sexys: cowboys, marineros, surfistas, boxeadores, policías, gángsters, y hasta strippers. Reinterpretados en clave de dibujo manga, parecen perder algo de ese halo de mito erótico de sus representaciones habituales.

sexy gansgters 3

“Estoy muy influenciado por la ilustración asiática”, reconoce, “pero no por toda. Por ejemplo, no soy un fan del manga como literatura, como cómic, como historia… Me gustan determinados ilustradores, pero sobre todo porque del manga han derivado muchos otros estilos”.

En algunos de sus últimos diseños, Castaño está combinando la ilustración kawai de inspiración japonesa, con elementos típicos de los tatuajes old school: anclas, golondrinas, corazones, rosas, calaveras de azúcar mexicanas, la bola de billar negra o el número trece… imágenes asociadas a la simbología de los moteros estadounidenses de los años sesenta, tipo Ángeles del Infierno.

Otra vez se asocian dos mundos aparentemente contrapuestos, ternura y dureza, y el resultado vuelve a sorprender, como una paradoja.

time to be inked

Hay un personaje que, con toda probabilidad, repetirá en próximos diseños: Teddy, el osito de peluche que se ha convertido en una de las señas de identidad de sus obras. Lejos de inspirar ternura, se trata de un osito malvado, armado con cadenas o látigos, que provoca la sumisión del hombre y lo domina. Todo lo contrario a la clásica imagen dulce de estos peluches que aparece en los cuentos infantiles.

Leer más