Memoria Histórica III: Entrevista a Fernando Olmeda

La aceptación

Comparando la situación actual de los transexuales con la que vivieron durante la etapa franquista, Olmeda considera que “todo ha cambiado mucho”.

Las leyes protegen y amparan al colectivo trans, que cada vez se articula más y va teniendo presencia en la sociedad y en los centros de trabajo.  Ya no son motivo de burla, por ejemplo, en los programas de televisión, como ocurría hace unos años. Hay concejalas y diputadas trans, como Carla Antonelli, un ejemplo a seguir. Hay trans jóvenes implicadas en el movimiento asociativo. Sin embargo, siguen moviéndose en la marginalidad las transexuales latinas que ejercen la prostitución como único medio de vida”.

En cuanto a la homosexualidad, la situación es radicalmente distinta a la que se documenta en El látigo y la pluma. Sin embargo, la huella del franquismo sigue presente. “Millones de personas han educado a sus hijos como les educaron a ellos, a pesar de que España cambió. Escuchar que aún hay clínicas que ofrecen pastillas y tratamientos a sus pacientes para “dejar de ser gays” nos permite saber con más exactitud en qué país vivimos”, denuncia Olmeda.

La conclusión parece clara: se ha avanzado mucho, pero aún queda tarea por delante para conseguir la igualdad social de homosexuales y trans. “La homofobia invade muchos territorios de la vida cotidiana, pero el mejor antídoto es seguir trabajando por entender que no hay otra opción que el respeto a la diversidad afectivo-sexual”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s