Asilo político y homosexualidad: Perseguidos por ser gays

Socialismo de papel-maché

La legislación venezolana contemplaba la prohibición de la discriminación por motivos de raza, orientación sexual e identidad de género. Sin embargo, como relatan los dos activistas, una comisión presidida por miembros del partido oficialista, el Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV) del fallecido Hugo Chávez, eliminó las referencias a la discriminación sexual, y convirtió el texto en una ley contra la discriminación de las personas afrodescendientes.

“Esto da lugar a esa contradicción: un partido de izquierdas, socialista, que sin embargo deja sin protección contra la violencia por orientación sexual. El socialismo de Venezuela es una pantomima: es socialismo de papel-maché”, insiste Harly.

“Así que en Venezuela hablamos de una homofobia social, pero también institucional: en las universidades, en las fuerzas de seguridad, y en los organismos del Estado”, concluye Esdras.

Comparativamente, los dos activistas valoran positivamente la situación del colectivo homosexual en España, pero advierten de la amenaza de un retroceso en los derechos conquistados, con la excusa de la crisis económica y el triunfo electoral de las fuerzas políticas conservadoras. “No se duerman en lo que han conseguido, y sigan peleando, porque se lo pueden quitar”.

Mientras esperan a que se resuelva su apelación, Esdras y Harly colaboran en el programa Crónica de dos chicos como tú, dirigido al colectivo de jóvenes y adolescentes homosexuales, desde la emisora cultural Artegalia Radio. Aunque no tienen demasiadas esperanzas en conseguir el asilo en España, recuerdan el precedente del profesor Manuel Antonio Velandia, residente también en Alicante, y que en 2010 logró que se le reconociera como refugiado por su orientación sexual.

“Yo no llegué a España porque en mis metas estuviera convertirme en inmigrante, vine luego de reiteradas amenazas de muerte, que se extendieron a mi familia, y después de ser víctima de atentado con granada de fragmentación. Arribé en enero de 2007 buscando se me reconociera refugiado político y se me concediera el derecho de asilo por orientación sexual, y lo logré algo más de tres años después”, explica el investigador.

Velandia, que ya en su país natal, Colombia, era profesor universitario y activista LGTB, fundó el Movimiento de Liberación Homosexual de Colombia. En 2010 inauguró una exposición en la Sede de la Universidad de Alicante, titulada “Invisibles. Naturalezas transgresoras”, donde aludía a temas como la transexualidad o la identidad de género utilizando fotografías de muñecas de plástico.

“No pedí el asilo para poder vivir aquí, sino porque al concedérmelo España reconoce que en Colombia se vulneran derechos a las minorías sexuales”, puntualiza Velandia.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s